lunes, 16 de octubre de 2017

LUCHA DE BARRO "GORBEIA SUZIEN 17"

La GORBEIA SUZIEN, la carrera de las carreras: 31 kms con 2.400 D+ hasta lo alto del Gorbeia. Desde que Silencioso Bob me habló de ella, sólo pensaba en correrla, porque me juraba y perjuraba que nunca la olvidaría. La verdad es que para mí, ha sido la carrera más espectacular y divertida de este año. El barro fue nuestro compañero en más de 15 kms y ya puedo decir: sé lo que es correr por barro. Carrera de 10, con una organización de 10 y con un trato al corredor de 10. Será una de las carreras a la que intentaré no faltar cada año. En fin, una aventura que pude disfrutar durante más de 5 horas junto a mi inseparable compañero de equipo, Silencioso Bob.

Llegada a Zeanuri, donde teniamos una casita rural en el monte y donde lo primero que hice es preparar el equipo, como ya es tradición.

Recogida del dorsal, con un número bien chulo. En el frontón ya nos esperaban Silenciso Bob y Berta, junto con Martín, su hijo, que también nos acompañó en esta aventura. Por cierto, destacar la pedazo chupa que nos regalaban con la inscripción, una pasada.

Ya por la mañana, todo preparado. Ganas y nervios. Me encuentro con Igone, una crack de esto de las carreras de montaña. También con Gorka Ripoda, Ion Aspiroz, Jokin Lizeaga y gente de TrailXtrem... pedazo carrera nos espera.

Empieza el cachondeo. Salimos con mucha tranquilidad y sobre todo a disfrutar de un paseo por el campo.

Desde el primer km, todo hacia arriba y con barro hasta las rodillas... disfrutando.

Una vez superadas las primeras pendientes y superado Zanburu, nos dirigimos en línea recta hacia  Lekanda y poco antes de alcanzar esta empinada cumbre rocosa, giramos hacia los verdes prados de las campas de Arraba. Cresteamos un poco para bajar a la zona de Zastegi por donde subimos a la cima del Gorbeia, mítica por esa cruz forjada de hierro.

Una vez dejado atrás Gorbeia, tercera gran subida del recorrido a la cumbre de Aldamin. Silencioso Bob y yo siempre tirando uno del otro. Eso de correr con un kilo de barro en cada zapatilla, cansa un huevo y te pone las piernas a tono.

Y después de 5 horas y unos 15 minutos, llegamos a meta destrozados. Bob espera a Martín para entrar juntos a meta. Jodo con la Gorbeia Suzien...

Y ahí estamos... hemos terminado juntos como prometimos.

Destacar nuestras zapatillas después de esos 31 kms, en los que el barro fue nuestro peor enemigo. Gracias Silencioso Bob por un carrerón juntos de principio a fin. Espero que haya muchas más, porque disfruté mucho de cada kilómetro.

Y después de una ducha, toca esa comida para carnívoros de la que disfrutamos y de la mejor recompensa: Berta y Espi, que nos esperaron en meta. Gracias Berta por un finde juntos, eres un cielo... y Martín tambiéeeeeeeen. Gracias Espi, como siempre por estar junto a mi en cada carrera. Sin ti, todo esto no tendría sentido, porque tú eres las ilusión de todo lo que hago.

Hoy 7-10-2017. Mamá, justo hace dos años que te fuiste, pero seguimos juntos cada día. Eres mi fuerza e ilusión. Estés donde estés, siempre juntos.

lunes, 2 de octubre de 2017

UN "ESPICUMPLE" SURPRIS PER FRANCE

El cumple de mi Espi, un gran día. Este año, el regalo era tan sencillo como irnos de ruta por Francia desde casa, haciendo una ruta circular pasando por Mont de Marsan, Gujan, Arcachon, Sant Jean de Luz... y estirar la ruta hasta Aranda de Duero para ver a su familia y regresar de nuevo a Jaca. Lo bueno de todo esto, es que ella no sabía nada de nada; sólo que tenía que hacer una maleta para unos días jejejejeje... Espi siempre se merece las mejores sorpresas del mundo, porque la Espi, es mucha Espi. Feliz Cumpleaños.

Y todo empieza con unas guías de cómo hablar donde vamos, y un maletero lleno de maletas. La primera pista estaba clara: "Nos vamos a Francia". Perooooooo ¿adónde? Aaaaaaaah!!!!!!!

Primera parada, Mont de Marsan, capital de las Landas, llamada también la ciudad de los tres ríos. Una ciudad llena de encanto. Espi feliz.

El día espectacular. Después de dejar las maletas y tomar un café, nos vamos de paseo, empezando por la plaza principal y algún rincón curioso.

Pasando por el museo, instalado en la antigua capilla románica y en el imponente torreón medieval Lacataye cerca de los jardines. ¿Aquí es donde se mete la mano para saber si soy puro de corazón? jajajajajaja.

Y por supuesto, el lugar más bonito de la ciudad, donde se juntan el río Douze y el Midoy. Un sitio increíblemente bonito y donde se respiraba tranquilidad... La verdad es que es una ciudad muy "maja".

Pero, el cumpleaños continúa y de nuevo nos ponemos en carretera para llegar hasta Gujan. La ciudad de las ostras por excelencia en Francia.

Directos hacia la explanada de las ostras, donde todo son restaurantes cuyo único plato son ostras, pero... miro a Espi y le pregunto: ¿te gustan las ostras? y ella responde: NO. Pero lo curioso es que a mí tampoco jajajajajaja...

Así que nos vamos a dar un paseo para ver el mar, pero había desaparecido. La marea estaba baja, baja, pero baja, baja, muy baja... en mi vida habíamos visto algo así.

Y después de un súper paseo, decidimos comprar buenos quesos y un buen vino francés para degustarlo disfrutando de la tranquilidad de la ciudad.

Y ¿por qué no nos damos un paseo en un velero?... jajajaja... tampoco, el mar seguía desaparecido y los barcos se quedaron literalmente en el suelo del embarcadero. Esta ciudad es un mundo aparte. Curioso, muy curioso.

Paseamos por toda la costa en busca de mar, pero no era fácil.

Y después de andar más de 12 kilómetros, aparecemos en Arcachon. Parecía una ciudad más de cartón pluma que real.

Buscando, buscando, dimos con la "la Torre Eiffel Arcachon" ubicada en la cima del mirador Santa Cecilia dentro del parque Morisco. Daba miedo subir, porque era una escalera suspendida en el aire sujeta por una cuerda de acero que bailaba para todos lados, pero lo hicimos.

Y ya en el paseo de Arcachon, disfrutamos de las vistas del mar. Eso sí, luego la vuelta a Gujan la hicimos en tren, que estabamos "valdaos" de tanta caminata.

Pero el viaje, seguía su curso, para llegar al día siguiente a Ciborne, a un paso de St Jean de Luz.

Un paseo por la costa hasta lo alto de Pointe de Saint Barbe, desde donde podíamos disfrutar de unas vistas de la ciudad. Preciosa toda esta ciudad mega-turística.

Paseamos, paseamos y seguimos paseando para ir haciendo hambre, ya que la cena cumpleañera la celebrábamos en esta pequeña ciudad de pescaditos y lo que surgiera.

¡Qué buen sitio! Tomatito, gambones, patatas, jarrote de vino...

... mejillones, sardinas... todo espectacular, en una terracita donde el aire del mar nos hizo disfrutar de un cumpleaños distinto. Feliz cumpleaños Espi, que sigas siempre tan mágica y tan guapa como siempre.

Desde ahí, destino a Aranda de Duero para volver dos días después a casa de nuevo.

lunes, 25 de septiembre de 2017

VI Marcha senderista Lizara "BRUTAL"

La Marcha Senderista Lizara, fue mi primera experiencia en montaña hace ya unos años. Y este año, no pude resistirme a hacerla para recordar mis principios... En esta edición, salimos de Lizara hacia la Plana Mistressa o Paúl de Bernera como lo llaman los de la zona, para desde allí seguir hacia el Puerto de Bernera, desde donde cogemos el sendero de los franceses hacia el Puntal de Secus. Después de hacer cima, bajamos a Tacheras y desde allí, por la senda a media ladera, llegamos al Foratón, para bajar de nuevo a Lizara haciendo una circular de 17 km con 1.300 D+ y disfrutando de unos paisajes increíbles.

El tiempo parecía que no iba a acompañar, así que fui preparado para lo peor. Recogida de dorsal sobre las 8:00 am y con la sorpresa de ver a Víctor de Ibonciecho. Todo preparado.

Después de la salida, en la que por cierto, iba junto a Xaro abriendo camino, llegamos a la Plana Mistressa. El tiempo parecía que nos respetaba.

Espectaculares las vistas subiendo al Puntal.

Y más espectaculares desde la cima. ¡Que frío hacía arriba!, ¡vamos que bajamos disparados!

La bajada hacia la Tachera preciosa. Una ruta espectacular toda ella... Xaro y Kepa, bajaban a toda velocidad mientras yo disfrutaba de cada paso... Ellos están a otro nivel.

Y después de menos de 4 horas de ruta, saliendo 17 km con 1.300 D+... llegamos juntos los tres habiendo disfrutado de una ruta 10.

En meta, me esperaba mi Espi y Teresita... y unas migas PARA VEGETARIANOS hechas por Patri, que estaban de muerte. Todo de 10: la ruta, los voluntarios, el tiempo, los avituallamientos... Todo, todo, todito.

Quiero dar las GRACIAS a todo el equipo del REFUGIO LIZARA por hacer una marcha y un día espectacular, lleno de buena gente, de vistas preciosas y de un circuito 10. Prometo volver el año que viene y disfrutar de la VII Marcha Senderista Lizara.

ALTAMENTE RECOMENDABLE... Apuntaos la fecha para el año que viene.

jueves, 24 de agosto de 2017

SUBIDA CASTILLO D´ACHER 2.384 m WITH ESPI

Hablando en el desayuno, Espi se levanta con ganas de ir al monte, y recordando unas fotos del Castillo D´Acher, dijo: ¿por qué no vamos hasta esa montaña que parece una fortaleza en todo lo alto de la Selva de Oza? Y claro está, ¿qué le voy a decir a mi Espi? Claaaaaaaaaro mi Espiiiiiiiii... así que sin pensarlo mucho para que no se echara pá atrás, hice unos bocatas, la mochlila y la puse una gorra en la cabeza para irnos dirección Selva de Oza.

Llegamos en un periquete, y durante el camino estudiamos un poco por dónde y cómo subir hasta la cima. Con lo que nos quedamos es con un recorrido de ida y vuelta de 14,7 km y 1.379 D+. Empieza el ascenso.

Después de unos kilómetros de bosque todo hacia arriba sin piedad, llegamos una senda que nos da una tregua, aunque el sol empieza a picar.

Después de un descanso, las vistas de las "murallas" del Castillo D´Acher, son espectaculares. Entramos en una zona de tierra color rojizo súper bonita, para dirigirnos hacia la pedrera de la muralla.

Entramos en el tramo más técnico de la ruta. A las espaldas dejamos el Pico Agüerri. Espi, lo está dando todo, sube como una campeona... casi corriendo.

Pasada la entrada, llegamos al último tramo, en una especie de valle inclinado y unas curiosas ondulaciones en los bordes que desde abajo son como unas murallas naturales. A lo lejos, el Pico Acherito, el Petrechema y la Mesa de los Tres Reyes. ESPECTACULAR.

Y llegamos a la cima del Castillo D´Acher.

Olé, olé y olé por súper Espi, que ha subido como una campeona y disfruta de otra cima para su "Buchaca", como dice nuestro gran amigo Pabote. Ahora a disfrutar de las vistas y a comer algo, que nos lo merecemos.

Y bajamos a toda velocidad de nuevo hacia la Selva de Oza...

... para disfrutar de un baño de pies bien merecido, que son los que se han llevado la peor parte.

Datos de la ruta:
Inicio de la ruta: Selva de Oza
Tipo de ruta: Ida y vuelta por el mismo sitio
Desnivel positivo: 1.379m
Altura máxima: 2.384m
Distancia: 14,7 km
Dificultad: Moderada

miércoles, 16 de agosto de 2017

XX SUBIDA OROEL Y LA CXI PERSONAL

Subir a Peña Oroel. ¿Qué puedo decir de esta peña tan emblemática? Peña Oroel es un monte de 1.979 m de altitud donde guardo un trocito de mi corazón dentro de esa cruz tan robusta que veo cada día desde la ventana de mi casa. La subida a Oroel, es la carrera de las carreras, saliendo desde Jaca y llegando hasta la Cruz, recorriendo un distancia de 10,7 km y un desnivel aproximado de 1.000 m. Carrera súper bien organizada y a la que nunca he faltado desde que vivimos en Jaca, ni faltaré mientras mis piernas me lo permitan.

Un dorsal con un número impar, el 7. Todo preparado para disfrutar corriendo hasta la Cruz, donde me esperará Espi.

Antes del pistoletazo de salida, Espi empieza el ascenso para poder estar en la Cruz antes de mi llegada. Qué grande es la "jodía".

Después... a la hora y 15 min, llego corriendo a toda velocidad hasta lo alto de la Cruz, disfrutando de un recorrido increíble del que nunca me canso y he de decir que ésta es mi subida nº 111. Olé olé y olé.

Llegar a esa Cruz me sigue poniendo siempre los pelos de punta, y más cuando subo hasta ella a toda velocidad para poder tocarla antes. XX Subida Oroel. Gracias por seguir celebrando cada año esta carrera tan emblemática y tan increíblemente organizada. Un 10.

Lo conseguí. De nuevo arriba del monte Oroel. Gracias mil a mi Espi, que hizo el esfuerzo de madrugar mucho y subir a toda velocidad para poder verme llegar a meta. En esta carrera la verdadera campeona es ella. Siempre que llego a meta, lo primero que hago es buscarla... ella es mi recompensa. Gracias también a Sonia y a Fernando (que subió en la marcha senderista en tan sólo dos horas y posición 17 de la general) por esperarme en meta y gritar mi nombre al llegar. Qué grandes.

Y dar las gracias a mi mamá, y decirla: estés donde estés, gracias, gracias por dejarme tanta fuerza, tanta ilusión y tanta vida. No dejaré de subir a esta tu cruz mientras pueda.