lunes, 19 de febrero de 2018

48 AÑOS "LLEVO VIVO"

Y el tiempo pasa, la vida se consume... 48 años llevo ya cumplidos. Otro 17 de febrero que paso victorioso en esta vida. Me hago viejo...jajajajajaja... Ya, ya...¡eso ni de coña!, porque cada día me siento más joven y con más ganas de seguir planteándome retos y más retos para mantenerme con ilusiones. Este cumpleaños ha sido muy especial, porque mi papá quiso pasarlo junto a mí. ¿Qué mejor regalo?.

Paseando por la Ciudadela junto a mi Espi y mi padre. De corazón digo: imposible mejor... Feliz.

Un café en el japo, y después hasta lo más alto para que vea mi padre dónde paso tanto tiempo cada día... Vaya regalo estar simplemente allí juntos.

Después otro paseo hasta Santa Cruz de la Serós, un pueblo del que mi padre esta enamorado.

Y comida de cumpleños para reponer fuerzas. Qué bien, qué feliz y que a gustito con mi Espi y mi padre...

Y siguen los regalos. Le enseño a mi padre mi ruta preferida, la subida a Peña Oroel. Así, siempre que esté por ahí, sabrá por dónde ando. Hacía muuuuuucho fríooooooo... jejejejeje...

Y no podía faltar la tarta. Gracias a Pilar HELSE por una tarta de lujo con sabor a Gin Tonic. Inmejorable todo... 48 años cumplidos y un recuerdo para siempre. La compañía lo mejor.

Y al día siguiente, de camino a Bilbao, paramos en un pueblo llamado Orozko, ya en el País Vasco. Habíamos leído sobre un restaurante en el que se comía de lujo. Quisimos comprobarlo.

Puf... y así fue. Manjares para la segunda comida de cumpleaños.

Un cumpleaños de LUJO junto a mi Espi y a mi padre. Así sí se cumplen bien años.

Gracias PAPÁ por la paliza que te has dado para pasar unos días junto a mí y celebrar mi cumple. El mejor regalo que podía tener es que estuvieras a mi lado este día tan especial. Feliz de tenerte, orgulloso de que seas mi padre, de lo bien que te has portado y de lo mucho que te quiero. Gracias de corazón por cada momento.

Gracias ESPI por seguir teniendo ilusión y transmitirme tando cariño. Eres lo mejor que tengo en la vida, eres mi vida. Te quiero mi Espi.

Gracias por todas las llamadas de la gente que se ha acordado, siempre es una ilusión...

MAMÁ, estés donde estés siempre juntos... faltabas tú. Siempre te llevo dentro de mi corazón. Seguiré subiendo cada día hasta lo más alto para seguir sintiéndote muy cerca de mí.

miércoles, 7 de febrero de 2018

DESDE GORIZ... BAJO LA LUNA LLENA.

Bueno... y como siempre acabé liado por juntarme con Luis y tomarnos unos vinos. Hablando, hablando, me comenta que a finales de enero hay luna llena, y que la podíamos ver desde Goriz, un lugar increíble desde donde incluso podemos subir a algún pico para disfrutar de las vistas. ¿Te animas? Dicho y hecho, con la suerte de que además daban unos días espectaculares de sol y buen tiempo.

Me pongo en marcha, dejo el coche en la pradera y me dirijo hacia la Cola de Caballo, para luego subir por las clavijas, donde me espera Luis para ir juntos a Goriz por el camino de invierno. Día espectacular.

Una vez pasadas las clavijas, y haberme ya encontrado con Luis, que estaba en la Cola de Caballo, nos sentamos a disfrutar de las vistas antes de continuar hasta el refugio de Goriz.

Y ya en Goriz, nos espera Pilti... jejejejeje... Una duchita, algo para beber y a descansar para mañana subir hasta el Pico de la Custodia (2.519 m), para ver la luna llena.

Después de descansar, me levanto y el día amanece espectacular.

Y decido darme un paseo por los alrededores del refugio, porque el día lo merecía.

Aprovecho para subir al Pico de la Custodia y ver cómo está el camino para disfrutar por la noche de la misma ruta con luna llena.

Impresionante... Llego en camiseta hasta la cima. Es increíble el tiempo tan bueno que hace para ser enero.

Y llegó el momento... una cena llena de carbohidratos, una luna llena... Botas y por ese paseo nocturno.

Después del paseo, llegamos a la cima y flipamos. 15 min disfrutando de cada esquina del parque y a lo lejos Goriz nos muestra el camino de vuelta. Pocas fotos, la cámara que llevo es un mierda... pero me quedo con el recuerdo grabado en mi retina. Bajamos, que el frío empieza a entrar en nuestro cuerpo... De 10 el momento.

Y al día siguiente, toca volver... la meteo se complica.

Volvemos de nuevo por el Pico de la Custodia.

Cresteamos para llegar a nuestro destino.

Nos espera aparcado el "Michu" en una curva por donde pasa el bus que sube a los miradores.

 Y fin de mi paso por Goriz junto a Luis. Días inolvidables que quedarán para siempre.

Gracias Luis por todo. Siempre que subo a Goriz, me siento como en casa.

lunes, 15 de enero de 2018

PERO... ¿DÓNDE ESTAMOS ESPI?

Cada día que pasa es un sueño. Muchas veces ves cosas que te dejan petrificado. En este caso fue entrar a un recinto y flipar con el mundo de las orquídeas. Pensar que hay tantos tipos y que las hemos podido ver en un microsistema, nos ha dejado tan alucinados que no he podido resistirme a ponerlo en el Blog... ¡Qué pasada!... Eso sí ¿dónde es? jejejejejeje...

Ya sólo el edificio, nos incitaba a entrar.
Las orquídeas son unas plantas fascinantes. Sus flores poseen formas extrañísimas y exóticas al tiempo que supone un reto cultivar y hacer florecer año tras año a determinadas especies... aunque aquí, parecía que era muy fácil.

Hay tres tipos de orquídeas... Las orquídeas epífitas constituyen más del 90% del total de especies. Cuelgan de árboles o de arbustos. Son las más vistosas y las que encontramos a la venta normalmente. Sus necesidades son escasas y obtienen el agua de la humedad del aire con raíces aéreas... así son de curiosas.

Las orquídeas semiterrestres crecen sobre un colchón de hojas en descomposición en el suelo o sobre piedras recubiertas de musgo... Ooooooooooh...

Este orquidiario es increíbleeeeeeeeee...

Ah!!!!! Las orquídeas terrestres tienen sus raíces en tierra. Son Phaius tankervillae, Bletilla striata, Calanthe vestita, Chloraea, Cranichis, Cyclopogon y alguna más. Nosotros, la verdad, es que las vemos todas iguales, en fin, qué se le va a hacer.


Seguimos estudiando minuciosamente cada orquídea, pero es que hay tantas y tantas plantas a su alrededor que... en fin, que son muy muy bonitas.


Y de pronto, nos encontramos con esto. Aquí no digo nada, sólo que es ALUCINANAAAAAAANTE.


Esto es el paraíso de las orquídeas... y Espi disfruta de las vistas desde detrás del salto de agua.


Y este ha sido el maravilloso mundo de las orquídeas visto desde el punto de vista de dos diletantes en el mundo de las flores... GUAU GUAU es con lo que nos quedamos.

¿Alguien sabe dónde es? Hay una pista en alguna foto, ¿la ves?

jueves, 28 de diciembre de 2017

RESUMEN ANUAL DE MIS "CORRETEADAS"

Y pasa otro año, otro año dejamos a las espaldas. Muchas carreras quedan para el recuerdo. Como siempre, momentos buenos y otros tantos de sufrimiento, porque no todos los días se sale con el mismo cuerpo. Alguna que otra lesión, que ya quedan atrás y también algún que otro podium. En resumen, un año lleno de carreras disfrutando de lo que más me gusta hacer: CORRER.

Un recuento de dorsales...

Y sobre todo, un recuento de kilómetros y desnivel +, ni más ni menos que 5.090 kilómetros con la bestialidad de 178.709 D+ con un total de 641 horas con 22 minutos corriendo. En fin, que quemé este año 242.015 Calorías jejejejejeje...

Muchos preparativos para salir a correr...

Grandes momentos que me quedan grabados...

Llegadas a meta disfrutando de un logro: simplemente llegar.

Momentos duros, pero gratificantes...

Grandes corredores con los que coincidí. Titanes con nombre. Un honor correr con ellos...

Mi GRAN recompensa al llegar a META. Siempre ahí, esperando mi llegada, en cada una de las carreras. Mi Espi, lo mejor que me ha pasado en mi vida... ella es la responsable de que siempre llegue a meta con un sonrisa. Gracias por cada momento Espi. Te quiero.

Y una persona que llevo dentro en cada paso, en cada kilómetro... mi mamá, que emprendió un viaje sin regreso, pero que gracias a ella, soy como soy. Toda mi fuerza y mi ilusión es un regalo de esa persona que nunca desaparece de mi corazón. Te quiero, estés donde estés.

jueves, 14 de diciembre de 2017

MI ESPECIAL MARATÓN DE MÁLAGA EN 3:18 min

Como cada año, no falto a mi cita especial de la Maratón de Málaga, donde me reúno con mi padre y con mis grandes recuerdos de mi mamá. Lo que hago es disfrutar de correr para llenarme el corazón de recuerdos y buenos momentos pasados. La Maratón de Málaga es mi carrera más especial del año, a la que no faltaré hasta que el cuerpo y la cabeza me lo permitan.

Recorrido hasta Estepona, donde hacemos la primera parada para reunirnos con mi padre, que nos espera allí para pasar un par de días juntos.

Un tiempo espectacular, casi 20º y disfrutando del sonido de las olas del mar en los tímpanos. Lo curioso es que los de allí decían que hacía un fríooo...jeje.

Por supuesto, una buena comida disfrutando del pescadito de la costa junto al mar. Siempre un lujo.

Y después de un par de días de "relax" (mi padre tiene pila para dar y tomar), llegada a Málaga para ir preparando todo. Recogida del dorsal, preparación del equipo... Como siempre gracias a 226 Aragón por dejarme correr con sus colores.

Un paseo por el casco viejo y unas cervezas preparando el circuito donde Espi y mi padre me podrán ver... A dormir y mañana a correr.

8:00 am. Un pensamiento para colocar mi cabeza en orden y proponerme correr.
9:00 am. Pistoletazo de salida y a correr, correr y no dejar de correr para llegar cuanto antes a meta.

Espectacular el recorrido... con unas vistas del mar que me animaban a seguir dándolo todo.

Km 22... desde lo lejos veo a mi padre, que me espera emocionado y donde el subidón de adrenalina que me dio, me puso a tope de nuevo para seguir fuerte. Mi Espi, también estaba allí, con esa sonrisa que cada día me vuelve más loco.

Km 36... de nuevo, allí estaban mi Espi y mi padre. Jodo, qué lujo es poderles tener en la carrera, porque el impulso emocional que me dieron fue como tomarme 1.000 cafés bien cargaditos... Graaaaaacias...

Pero, aunque siempre disfruto de cada paso, los momentos duros también estan presentes, cuando las piernas se te ponen como palos, vas desfondado, cuando sabes que hay que seguir hasta el final, porque a eso vengo...

Y después de 3 horas y 18 minutos corriendo, llego a meta, donde al ver a Espi me paro a darle un beso... donde me esperaba mi padre también, orgulloso de mí... y sobre todo donde de nuevo paso bajo el arco de meta y levanto los brazos señalando al cielo, para dar gracias a mi mamá, que esté donde esté, le digo...¡lo he conseguido de nuevo mamá, va por ti!...

Otra medalla de la Maratón de Málaga, otra para la saca, como dice mi buen amigo Pabote. Y con ésta van 5.

Y para celebrarlo, unos vinos dulces de Málaga junto a mi padre y mi Espi... que se lo merecen más que yo, por haber estado en cada paso de mi carrera. Son la verdadera medalla de esta maratón. GRACIAS. Os quiero mucho.

Un día muy muy especial para mí.

Y ahora toca de nuevo volver a casa. Buen viaje de vuelta; largo, pero feliz y con muy buen sabor de boca. Gracias a Espi por seguir siempre a mi lado y no dejar nunca de sonreír. Soy muy afortunado.

EL AÑO QUE VIENE MÁS Y MEJOR.